La Carrera de Miguel y un archivo con su nombre

En La Plata se difundió una parte del acervo sobre el atleta desaparecido que conservó su hermana Elvira. Lo dio a conocer su sobrina nieta junto a un compañero de la carrera de Artes Plásticas. Contiene cartas, documentos, fotos y un cuaderno donde llevó un diario de viaje en el verano del ’76-’77 antes de participar en la célebre Carrera de San Silvestre.

Miguel a punto de comenzar una carrera. En el medio, con la camiseta celeste y el número 51 rodeado de otros competidores.

Miguel Sánchez corre todavía entre nosotros. Va y viene. Inquieto, creativo y comprometido como los de su generación diezmada. Está demasiado vivo en el repaso cálido de los vivos. Porque acaso, como escribió Cervantes en un tramo del Quijote “oh memoria, enemiga mortal de mi descanso”, la memoria persigue la huella fresca que dejó el atleta desaparecido. Caminan juntos, a la par. Por eso hay una obra, poemas, un cuaderno de notas, documentos, fotos y ahora, un archivo. El Archivo Miguel Sánchez. Una creación y al mismo tiempo una tarea a la que se dieron su sobrina nieta Angie Rossi y su compañero de la carrera de Artes Plásticas, Federico González. Un anticipo de ese acervo repleto de recuerdos fue presentado hoy en una nueva edición de la prueba que homenajea al fondista tucumano. La cita se dio en el Paseo del Bosque en La Plata, entre tilos, fresnos y eucaliptus. Hubo dos distancias para el recorrido: una participativa de 3 kilómetros y otra competitiva de 8.

   Angie tiene la mirada serena y la convicción de que se hace camino al andar empujada por el legado de su tío abuelo. Ella habla en lenguaje inclusivo y menciona a Elvira, otra de sus tías, la maestra, la hermana mayor del atleta, la voz de Miguel en tantas luchas y carreras por la memoria. Cuenta cómo surgió la idea de armar el archivo que, en primera instancia, tomará cuerpo en un libro:

  “Siento un poco que desde nuestro lugar, desde lo que nos interpela, que es desde la imagen, al ser familiar de Miguel la tía me iba mostrando las fotos, lo que escribía Miguel, sus poesías, y siempre tuve la vinculación con este libro, con Sueños de un campeón – así se llama – y en un determinado momento me dijo: “Tenelo vos, estas cosas te las dejo…”

  La base del archivo son todos los objetos que Elvira Sánchez atesoró durante décadas (desde el 8 de enero de 1978, cuando desapareció Miguel, hasta su muerte el 29 de diciembre de 2021) y que ahora se tornan visibles en un mismo lugar. Juntos, construyen una unidad de sentido. Porque como cuenta Rossi “pensamos que debíamos comenzar a mostrar a Miguel de otras formas y más cuando la tía se puso grande y falleció. Yo le fui contando esta idea, que es la historia de la Carrera de Miguel. Cuando comenzamos a digitalizar su agenda, ahí estaban las pruebas en que participó, pero también su sensibilidad en sí. Todos estos años salía a la luz la Carrera, aunque nunca se lo escuchaba a Miguel más allá de las tres poesías que hay. Entonces esta primera publicación nos parece muy importante porque les habla a los atletas desde su condición de atletas, desde su sensibilidad con la familia, desde cómo la extrañaba… Habla mucho de su respiración, del correr, y con un toque pintoresco, gracioso, de pícaro. Miguel tenía 24 años y eso nos interpela también por nuestras edades”.

El diario que llevó Miguel en el verano del ’76-’77.

  Federico es profesor de Artes Plásticas y compañero de Angie en la Universidad Nacional de La Plata en la orientación de Grabado y Arte impreso de la licenciatura. También comparten su experiencia en el colectivo artístico platense Wacha. Comenta que el Archivo Miguel Sánchez guarda “objetos, documentos, fotos, suplementos deportivos del Banco Provincia, muchas cosas. A mitad del año pasado volvimos a ver ese archivo y una agenda de Miguel que él escribió en el verano de 1976-1977 y todo lo que había sobre la Carrera de San Silvestre que se corre el 31 de diciembre de cada año. Todo este libro que se llama Sueños de un campeón, es el relato de cómo él llega a San Pablo, en Brasil y empieza a relatar lo que vive. Viaja en el avión, para en el hotel, se encuentra con todos sus compañeros, corre la carrera y en medio de ese relato va contando partes de su vida, de su infancia, de cómo entrenaba, opiniones y cosas de manera muy hermosa, como hilándolas entre sí, pero siempre volviendo a la carrera”.

  González agrega que “todo es un gran relato inédito que leyeron muy pocas personas hasta el día de la fecha. Nosotros en 2020 lo transcribimos en una maqueta y empezamos a hacer el trabajo con todo un gran cúmulo de información que queríamos dar. Comenzamos así a encaminar lo que llamamos Archivo Miguel Sánchez. Nuestro objetivo principal es publicar cien copias de este libro adhiriéndole después todo el resto del archivo. Consta de 84 carillas que están llenas de información”.

  Los dos cuentan que la intervención artística – que es su proyecto de graduación para la licenciatura en Artes Plásticas – se conocerá en noviembre para después sí, seguir ampliándola. Sus autores piensan que podrían enmarcar el archivo en un movimiento que intenta recuperar obras de las décadas de los ‘70, ‘80 y ’90 integradas en la llamada Red de Conceptualismos del Sur. Una plataforma de investigación y discusión con una mirada colectiva desde América Latina fundada en 2007.

  “Es una página de internet que reúne a una gran cantidad de artistas e investigadores de archivos como de publicaciones, cuentos y afiches. Está todo ahí conservado. Es muy interesante”, completa Angie. En trece años de trayectoria, la Red impulsó varias iniciativas en políticas de memoria sobre archivos, experimentos curatoriales, investigaciones y publicaciones colectivas, seminarios y acciones de solidaridad internacional desde una perspectiva del sur latinoamericano.

Una postal que le escribió Miguel a su mamá el 29 de diciembre de 1976 desde San Pablo, Brasil.

  La sobrina nieta de Miguel repite el verbo visibilizar más de una vez. Porque es su propósito poner luz donde antes había “una caja con este archivo en el que la tía tenía guardado el cuaderno. La historia de Miguel fue tan efusiva y tan grande que contarlo a él en primera persona es inspirador”. Rossi y González trabajan en una imprenta cooperativa que les facilitó la chance de publicar este libro que es más que un libro. Es un proyecto archivístico que cuenta con ese apoyo y el de “una red de trabajo bastante grande con amigues que trabajan en la gráfica y el arte que es muy valiosa y que siempre estamos teniéndonos en cuenta para diferentes cosas” dice ella.

  El Archivo Miguel Sánchez es un paso más que continúa a la Carrera cuya primera edición se realizó en Roma con el advenimiento del siglo XXI, el 9 de enero de 2000. Al periodista italiano Valerio Piccioni, su creador, ahora lo siguen jóvenes como Angie y Federico en el espacio del arte. La Plata fue el escenario de esta nueva escala en la reconstrucción de la memoria con la prueba que organizan las Subsecretarías de Derechos Humanos y Deportes, el Instituto Cultural del gobierno de la Provincia de Buenos Aires, la Asociación Carrera de Miguel y la Escuela Secundaria N° 14 Carlos Vergara platense. Al cierre se realizó un Festival por la memoria.

El capítulo dedicado a Miguel Sánchez en la miniserie Deporte Desaparecidos y Dictadura.